“Adornando la doctrina sin discusiones ni divisores” Tito 3:9-11, Psr. Mariano Merino

Jesús dijo: “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Relacionado con Tito 1:10-16). La versión actual dice: “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí hay dos o tres conflictos en medio de ellos”.

Pablo escribió esta carta, para exhortar a Tito y a los hermanos de Creta a que, mediante una predicación Bíblica y una vida piadosa, se enfocaran en adornar la doctrina del Dios Salvador frente a un mundo perdido. ¡Pero Nunca podremos adornar la Doctrina en el mundo, si vivimos Discutiendo y Dividiéndonos en la Iglesia!  

Para adornar la doctrina debemos Evitar las Discusiones vanas (V.9) Confrontar a los Divisores (Vs.10-11)”

I. DEBEMOS EVITAR LAS DISCUSIONES VANAS (Vs.9)

El “Pero” marca un contraste. La sana doctrina y las obras piadosas son “buenas y útiles” a los hombres (V.8) Pero las discusiones necias son “vanas y sin provecho” (V.9) ¡Las buenas obras contrastan con las vanas conversaciones! ¡La Práctica útil versus las Palabras sin provecho! ¡Para adornar la doctrina, debemos hacer buenas obras fuera de la Iglesia (V.8) y evitar las discusiones y amonestar a los divisores dentro de ella! (V.9)

El verbo traducido “Evita” PERIISTEMI, significa “Estar alrededor” o “Mantenerse alejado de algo o alguien” ¡Tanto Tito como los hermanos, debían mantenerse alejados de estos hombres y de sus discusiones vanas! ¿Por qué? ¡Porque los contenciosos son como la GRIPE, enferman a las personas por cercanía y contacto! ¡En 1:11 Pablo escribió que esta clase de personas “Trastornan casas enteras”! O ¡Nuestros grupos de estudio y comunión!

El modo imperativo del verbo “Evita” nos da la razón más fuerte para no participar en este tipo de altercados: ¡Porque Dios nos MANDA a hacerlo! El amor a Dios es guardar sus mandamientos. (Jn.14.15) ¡¡Si AMO a Dios, entonces evitaré participar y menos aún, fomentar, las discusiones vanas e irrelevantes en su Iglesia!!

¿Qué tipo de discusiones debemos evitar?

a) Las Cuestiones NECIAS. “Evita las cuestiones necias”. Ojo, el verso no prohíbe TODAS las discusiones. La palabra se usa en He.15.2 para describir la disputa que Pablo mantuvo con los judaizantes, quienes predicaban que la circuncisión era un requisito para la salvación. ¡La discusión de Pablo fue correcta! ¡Somos llamados a contender por la fe! El texto entonces no prohíbe todo tipo de discusiones en sí, sino sólo aquellas cuyos contenidos o causa sean “Necios”.

La palabra traducida “Necias”, MOROS, significa “Tontas, insensatas” ¡Debemos esquivar la tentación de Discutir por Tonteras!¡Debemos evitar caer en la trampa de pelear por temas asociados a la razón humana y no a la revelación Divina! ¡Porque aunque la sabiduría humana es buena para muchas cosas, fracasa en guiar a la gente acerca del origen y el propósito de la vida, de cómo conocer a Dios, obtener perdón de pecado y gozar la vida eterna! ¡La sabiduría humana es necia en sí misma; pero gastar tiempo discutiendo de ella, es una necedad mayor!

¿Cuánto tiempo, esfuerzo y oportunidades ha desperdiciado la Iglesia discutiendo por cuestiones humanas?

  • Los filósofos se pasaban el tiempo discutiendo problemas existenciales que Dios ya había aclarado en su Palabra.
  • Los escribas, pasaban largas horas discutiendo lo que se podía y lo que no se podía hacer en el sábado.
  • Los fariseos, discutían respecto de las formas adecuadas de vestir, de ayunar, de orar, de adorar y dar limosna.
  • Los rabinos judíos, reconstruyendo genealogías imaginarias de los personajes del Antiguo Testamento;

¡Pero la Iglesia no debe discutir por cosas de hombres, porque ES columna y baluarte de la verdad de DIOS!

b) Evita las discusiones por Genealogías. ¿Desean un ejemplo de discusión vana? ¡Aquí lo tenemos! Pablo no está negando el valor de las genealogías Bíblicas, porque ellas fueron puestas por el Espíritu Santo en su palabra, para determinar el linaje dado por Dios para los sacerdotes, los reyes de Israel e incluso el Mesías. Ej. Según los pactos y profecías del Antiguo Testamento, el Mesías, Jesucristo, debía ser descendiente de Abraham y de David. Por eso en Mt.1.1 “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”

¡Pero los religiosos, frustrados porque en el 586 a.C. Nabucodonosor había quemado muchos de los registros, pasaban largas horas discutiendo, buscando la ascendencia familiar más noble, abusando de los agujeros negros en las genealogías! ¡Ellos querían conectarse con antepasados tales como los Patriarcas bíblicos!

¡EL ENGAÑO es el de dedicar tanto tiempo a los escritos de los hombres que no haya espacio para la Biblia!

c) Evita las Contenciones. La palabra traducida “Contiendas” ERIS, significa “Pleito o rivalidad egocéntrica”. Se trata de Rivalidades egoístas. Peleas por el Poder. Peleas partidarias, tendientes a conseguir seguidores.

Ej. Según 1.Co.1:11-12, en la Iglesia Corinto, había contiendas porque cada uno decía: “Yo soy de Pablo, y yo de Apolos y yo de Cefas” ¡Cuando nos ponemos la camiseta de un Partido, nos enfrentamos con la oposición!

¡Las contiendas alrededor de las personalidades, son características de cristianos inmaduros no espirituales!  Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿No sois carnales?” (1 Co.3:4). ¡Nuestra naturaleza caída se goza en debatir y pelear sobre los énfasis y las ideas de siervos prominentes! ¡Ama sonar interesante, profunda e intelectual, citando pensamientos y reflexiones de estos grandes siervos!

Amados hermanos: no vayan por allí diciendo o escribiendo que son Seguidores de Tal o cual siervo, enfrentando al cuerpo de Cristo. ¡Mejor llamen a la gente a Volver a creer en la Suficiencia de ESCRITURAS!

d) Evita las discusiones acerca de la LEY. “Pero evita… discusiones acerca de la ley…”

La palabra traducida “Discusiones” MACHÈ, significa “Batalla, lucha, Pelea” Por causa de las Leyes judías. A los hermanos judíos les costaba abandonar la ley de Moisés. Los falsos maestros vieron en esto, un caldo de cultivo para enseñar una salvación Híbrida, con un poco de fe en Cristo más un poco de obras de la ley. Además, existían controversias necias sobre los alimentos, si eran limpios o impuros, sobre la observancia o no de los días santos y festividades, respecto de las tradiciones de los ancianos religiosos agregadas a la ley de Moisés, y en cuanto a las todas cosas que eran permitidas y las que eran prohibidas en el día de reposo.

Ej. ¡En Is.58:13, Dios dice que el Sábado debería ser una “DELICIA”; una celebración de su obra creadora y un oasis semanal para el alma cansada. Lo único que se prohibía era trabajar. ¡Pero los Fariseos, con su lista interminable de reglas humanas, lo habían convertido en un rito religioso Pesado y difícil de soportar!

¿Por qué evitar este tipo de discusiones necias en la iglesia?

a) Porque son VANAS. La palabra traducida “Vanas” ANOPHELES, significa “Sin utilidad, sin provecho”

b) Porque son sin PROVECHO. La palabra traducida “Sin provecho”  MATAIOS, significa “Carente de resultados” ¡Son inútiles! ¡¡No nos mejoran como siervos, ni siquiera nos llevan a amar más a Dios o a nuestro prójimo!! ¡No salvan al perdido, ni santifican el alma de los hermanos! ¡Tampoco nos ayudan a crecer espiritualmente! Escuchemos lo que Dios dice su Palabra: ¡Las discusiones necias y vanas, no sólo que no nos edifican, sino que nos conducen a la impiedad, engendran contiendas, desconfianza y es para perdición de los oyentes!

  • En 2 Ti.2.16 leemos: “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”
  • En 2 Ti.2.23: “Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas” 
  • En 1Ti 6:4 vemos que de las contiendas de palabras nacen “envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas”

Repito: ¡Las discusiones vanas conducen a la impiedad y engendran contiendas, desconfianza y blasfemias!

En nuestros tiempos, hay debates y divisiones en cuanto a las Formas de cumplir las funciones Bíblicas.

  • ¿Tomamos la cena con vino fermentado o jugo de uva sin alcohol? ¿Con pan sin levadura o común? ¿Usamos copas individuales o una en común? ¡Deberíamos enfatizar la santidad y asombro del momento!
  • ¿Pollera o pantalón? ¡Deberíamos enfatizar el principio del decoro! ¡Debo Adorar a Dios con mi vestimenta!
  • ¿Cantamos de pie o sentados? ¿Himnos o coros? ¿Manos arriba o abajo? ¡Deberíamos ocuparnos en el Contenido Bíblico de lo que cantamos y en el Corazón consagrado, humilde y puro de los adoradores!
  • Otro peligro es creer que por Discutir Teología uno es Teólogo, o por debatir temas Bíblicos uno obedece la Biblia; o que por debatir temas “Espirituales” uno es “Espiritual” ¡Es más cómodo discutir temas secundarios, que ser honesto, diligente y responsable en el trabajo! ¡Es más fácil contender por palabras que ser amoroso, colaborador y servicial en las tareas de la casa! ¡Más simple disertar que evangelizar al perdido o edificar!

¡Qué tragedia malgastar tiempo en discusiones vanas, cuando hay ovejas heridas y un mundo que se pierde! Otro peligro inminente, es el que Pablo va a tratar en los versos 10-11: ¡El peligro de las Divisiones!

II. DEBEMOS DESECHAR A LOS DIVISORES. (Vs.10-11)

El término traducido “Hombre” ANTHROPOS, significa “Hombre o Humanidad” ¡¡La división no tiene género!! En la historia de la Iglesia existieron tanto hombres como mujeres que dividieron el rebaño de nuestro Señor.

Del término traducida “Que cause Divisiones” HAIRETIKOS, se deriva la palabra “Hereje” la cual significaba “Elegir”. Con el paso del tiempo, llegó a describir la tendencia de elegir las opiniones individuales por encima de la verdad de Dios. ¡La persona facciosa no está dispuesta a someter sus opiniones bajo la autoridad de la Biblia!

¡Por contexto, nos damos cuenta que, para formar sus grupos y dividir las iglesias, usaban las genealogías y discusiones de lo que permitía o no la ley! Esto nos muestra que los divisores en su mayoría, eran de origen judío. En Tito 1:10 Pablo había mencionado que dentro de las iglesias había “Muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, y que mayormente eran los de la circuncisión”. En 1:14 advirtió que promovían: “fábulas judaicas” y “mandamientos de hombres que se partan de la verdad” ¡ASÍ SON LOS DIVISORES! Son hombres que arman su Propio Partido y obliga a los hermanos a escoger: “¿Estás con ellos o conmigo?” ¡Es imposible evitar que Satán organice sectas en la Iglesia de Dios pero es posible evitar que estas crezcan!

a. ¿Qué hacemos con el divisor? El verbo traducido “Deséchalo” PARAITEOMAI, significa “Recházalo, Repúdialo”. La NVI traduce: “Evítalo”, la NTV: “No tengas nada más que ver con ellos” y la NBLH: “Recházalo”.

¡Se usa en 1 Ti.5.11 para decir que la iglesia No debe “Admitir” en su lista de ayuda económica, a las viudas jóvenes y sensuales! ¡Bórrala de la lista! Al divisor tampoco hay que darle lugar en la iglesia. ¡Hay que borrar su nombre de la lista de miembros, de encargados de ministerio y de los que tienen Voz y voto en las sesiones! El modo imperativo hace de esta acción, un mandamiento de parte de Dios para Tito y todo pastor de Iglesia.

En Tito 1:11 Pablo dijo que: “Es preciso taparles la boca” Y en 1:13, le ordenó a Tito: “Repréndelos duramente”. La tarea del pastor es doble: ¡El pastor debe Alimentar las Ovejas y Alejar a quienes Amenazan al Rebaño!

b. ¿Cómo lo hacemos? La frase “después de una y otra amonestación” sugiere un tiempo y un proceso.

La palabra traducida “Amonestación” NOUTHESÍA, significa “Poner en la mente” el diccionario VINE dice: “Nouthesia” es la “instrucción de palabra”, tanto si implica “aliento” como, en caso de ser necesario, “reprensión” o “reproche”. Se trata de “Poner en la Mente de la persona” un pensamiento de la Palabra, sea para Amonestar o Alentar.

El contexto, como siempre, es el rey del sentido específico de una palabra. ¡¡Aquí, se trata de Reprensión!! ¡Debemos confrontar al Divisor con la palabra de Dios! ¡No podemos permitir que tenga libertad de acción! ¡Lo primero que tenemos que hacer con un Divisor es amonestarlo, porque según Ga.5:20, la división es fruto de la carne! ¡La división es un pecado del cual el divisor se debe arrepentir y no una debilidad para consentir! ¡Por eso para ser restaurado, el divisor Necesita ser amonestado! ¡El problema es que los divisores suelen ser tan orgullosos, que están más dispuestos a dividir una Iglesia y destruir vidas, que reconocer su Maldad!

Supongamos que ante la amonestación, el hombre endurece su corazón. No reconoce nada ni pide perdón por nada. ¿Qué hacer? ¡Amonestarlo por segunda vez! Supongamos que tampoco reacciona ante la segunda amonestación. Las instrucciones Divinas son muy claras: “Después de una y otra amonestación, deséchalo”. Si no escucha la segunda amonestación, debemos desecharlo, borrarlo de la lista y evitar la comunión con él.

c. ¿Por qué hacerlo? “sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio”

El verbo “Sabiendo” OIDA significa “Darse cuenta” Implica un conocimiento adquirido por experiencia. ¡No seamos inocentes! ¡Por casos anteriores que Pablo ha tratado en Creta y por los antecedentes en nuestra iglesia, Deberíamos darnos cuenta de que cuando un hombre endurece su corazón ante una amonestación amorosa, precisa ser Desechado y no amparado! Se asume que no responder a dos amonestaciones, es un claro indicio de que el individuo está “pervertido, peca y está condenado por su propio juicio” ¿Lo asumimos?

Ej. ¿Dónde está el amor de Dios en esto? ¡Es fácil decirlo! Pero imagina que tú hija trae un novio nuevo a casa. No lo conoces. Comienza hablarte mal de tú esposa y de tus hijos y a ellos les habla mal de ti. Por sus comentarios la familia comienza a pelear y dividirse. Te das cuenta que él es el problema. ¿Qué haces?  ¿Le decís: ¡Ven, destruye mi hogar!? No, más bien le pedís que se arrepienta y que no lo haga más o no volverá a pisar tu Hogar. ¡Si un extraño viene a la Iglesia a romper la unidad de las ovejas con sus comentarios, debemos Desecharlo!

Razones para desecharlos

1. Su Carácter: Son Pervertidos. El verbo traducido “Se ha Pervertido” EKTREPHO, significa “Cambiar totalmente, descarriarse por completo”. El divisor pudo haber comenzado bien la carrera, pero en el trayecto, ha cambiado, se ha deformado. Puede ser que leyó algún libro, o escuchó algún pastor o hermano enseñar algo que lo ha confundido, comenzó a descarriarse y permanece en esa triste condición hasta el día de HOY. ¡¡Quizás era una persona buena, humilde y servicial pero ahora se ha vuelto malvada, soberbia y resentida!! ¡Pero su negativa a arrepentirse, evidencia que su problema no sólo es doctrinal, sino espiritual, de corazón!

2. Su Conducta: Viven Pecando. El verbo “Peca” HAMARTANO en tiempo presente significa “Vive errando”. ¡El hombre vive pecando tanto por causar Divisiones en la Congregación, como por Desoír la Amonestación! ¡¡Pecados como el orgullo, los celos, los pleitos, las divisiones y la amargura, son parte de la vida del divisor!!

Debería ser feliz en Cristo, pero es un resentido. Debería vivir en paz con sus hermanos, pero pelea con ellos. Debería servir al Señor en su iglesia, pero nadie confía en él. Debería unir, pero divide. Debería ser humilde, pero es arrogante y orgulloso. ¡Debería ser agradecido para con Dios, pero vive quejándose de los Demás! ¡Debería rodearse de Siervos para glorificar a Dios, pero se rodea de Secuaces para destruir a los demás!

3. Su Culpa: Se Inculpan a sí mismos. La Palabra “condenado por su propio juicio” AUTOKATAKRITOS, significa “Condenarse a sí mismo, auto condenarse” ¡El divisor es como la ALMEJA, se entierra con la lengua! ¡¡La idea es que tanto las palabras, como las acciones de este Divisor Pervertido, serán sus propios fiscales!! ¡¡No precisamos investigar demasiado, porque la evidencia más concluyente de su culpa será su propia vida!!

Los comentarios que esboza, ¿Nos motivan a Unir la iglesia o a dividirla? ¿Producen Queja o Gratitud en los demás? Las actitudes que tiene, ¿Pacificador o combativo? ¿Paciente o intolerante? ¿Humilde o arrogante?

La forma en que reacciona a la amonestación: ¿Se humilla, reconoce su pecado y pide ayuda y consejo, o se ensoberbece, enoja y ofende? Dicho Sabio: ¡Péguele en la nariz, si le muerde, es un lobo y no una oveja!

CIERRE Y REFLEXIÓN FINAL

¿Es importante seguir este proceso? ¿Para qué correr el riesgo de corromper la iglesia con este proceso?

¡Si! ¡Porque es un mandato de Dios y porque no todos los divisores llegan a pervertirse y ser desechados! ¡¡Los hombres descriptos en Capítulo uno, eran Falsos maestros que estaban trastornando a la iglesia con sus herejías, lo hacían por dinero (¿Cobraban entrada?) y su mente y conciencia, estaban Ya corrompidas!!

Pero también había hermanos “Trastornados” por las falsas enseñanzas de estos herejes, que habían adoptado tendencias divisivas, motivados por el error. ¡Ellos precisaban la medicina de la Amonestación!

Algunos hermanos tienen tendencias divisivas porque están mal informados respecto de lo que la Biblia enseña en cuanto a un tema en particular. Otros lo hacen porque tienen problemas espirituales y desean ser el centro de atención o tienen problemas emocionales, y están resentidos o amargados por heridas pasadas. ¡Pero otros, finalmente, son Falsos hermanos que profesan conocer a Dios pero con sus hechos lo niegan!

Por eso es importante OBEDECER el procedimiento Bíblico de Amonestar DOS veces y RECIÉN Expulsar. ¡Porque si lo hace por ignorancia o frustraciones personales, Dios utilizará la amonestación para restaurarlo! ¡Y Si lo hace porque es un pervertido, Dios usará la excomunión para restaurar a la iglesia del daño causado!

¿Estaremos dispuestos a honrar a Dios con nuestras relaciones AUNQUE EL PROCESO A VECES DUELA? ¡Extirpación y Bisturí para los divisores pervertidos; Amonestación y Medicina para los hermanos confundidos!

En muchas iglesias los Responsables de ministerios tienden a pasar por alto a los Divisores. Pero al hacerlo, no sólo desobedecen la Palabra de Dios, sino que fracasan en Proteger a los Hermanos del veneno divisor. En otras congregaciones, los hermanos prestan sus oídos a los divisores y contribuyen a esparcen el error.

¿Hasta qué punto sigues el procedimiento bíblico para frenar a los que intentan confundir o dividir la Iglesia?

Imaginen un IMÁN puesto en medio de un montón de VIRUTAS de acero. Por naturaleza, las virutas responden a la fuerza del imán y se mantienen UNIDAS. Pero si un agente externo los separa, la fuerza de atracción permanece y tan pronto desaparece dicho agente, las virutas vuelven a unirse entre si y al Imán.  Los cristianos YA estamos unidos a Cristo y entre nosotros en su cuerpo. Los divisores y los Peleadores son como aquel agente extraño que nos separan. ¡A través del proceso descrito por Pablo, debemos quitarlos del medio para ser atraídos nuevamente a la comunión con Cristo y con los hermanos! ¿Para qué más líos?

¡Nunca podremos adornar la doctrina de Dios en el Mundo, si vivimos Discutiendo y Dividiéndonos en la iglesia! Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos: Si tuviereis amor los unos por los otros” (Jn.13.35)

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
Tel.: +54 921988655 info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Contacto

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Ciudad
Consulta