“Paz en la Tormenta (Parte II)” Apocalipsis 1.7-8, Psr. Mariano Merino

Si Dios te mostrara el futuro y de esa manera te enteraras de que vas a morir a los 95 años, pregunto: A pesar de las amenazas ambientales, el terrorismo y las noticias policiales, ¿No vivirías más tranquilo? Asimismo, si a través de este libro, te enteras de que tu futuro será glorioso, que compartirás la gloria con el Señor y sus santos, pregunto: A pesar de las pruebas, el pecado y la apostasía, ¿No vivirás más tranquilo? ¡¡Apocalipsis narra el triunfo de la soberanía del Señor!! ¡¡Leerlo y creerlo nos ayudará a vivir más tranquilos!!

Los destinatarios de esta profecía no vivían muy tranquilos. Cuando Juan escribe este libro, 96 d.C., Domiciano, el sangriento perseguidor de los cristianos, era el emperador romano de turno. Juan estaba desterrado en una isla carcelaria, en Patmos. El resto de los apóstoles ya estaban con el Señor. ¡Así que el futuro era Oscuro! ¡Pero en medio de la densa oscuridad en la que estaba la iglesia, Dios le da a Juan la luz brillante de este libro! El libro tiene propósitos pastorales: consolar al perseguido y confrontar al dormido con la venida del Señor.

I. ESPERAMOS UN EVENTO GLORIOSO. (vs.7)

“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”. Aquí Juan nos presenta el tema central de este libro: El Retorno de Cristo ¡Hay unos 500 textos en la biblia hablan o aluden a este evento! ¡Cristo prometió venir y vendrá pronto!

A pesar de los burladores que según 2.P.3.4 dicen “¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” ¡Vendrá! Todos los hermanos premilenialistas, amilenialistas y posmilenialistas podemos decir a una voz: ¡Cristo viene! ¡Porque la misma gracia que nos salvó y nos santifica, es la que nos enseña a esperar el regreso de Cristo!

En Tit.2.11-13 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación (…) enseñándoos que renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo, sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo”.

¡La actitud de “Esperar la venida de Cristo” es evidencia de salvación! En Macedonia, la gente hablaba del cambio en la vida de los Tesalonicenses. “Ellos cuentan como os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos…” (1.Tes.1.9-10) ¡Fuimos salvados para ser santificados y para esperar de los cielos a su Hijo Jesucristo! ¡No esperamos un Evento sino a una Persona! ¡En 2.Ti.4.8 Pablo halló consuelo AMANDO la venida del Señor Jesucristo!

¡Este tema es tan importante, que el mismo Jesús anunció su segunda venida, ANTES de haber muerto en la cruz! En Mt.24.44: “Por tanto, estad preparados, porque el hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”. ¡Luego de la cruz y de haber sido resucitado, un ángel anunció a sus discípulos que Cristo regresaría pronto! En Hch.1.11: “Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” ¿Anunciamos con deleite su regreso o nos perdemos en el debate por los detalles de su regreso?

  • Francis Schafer dijo: “Ser bíblico implica CALLAR donde la Biblia calla y ANUNCIAR donde la Biblia anuncia”
  • Marcos Vidal: “Poco importan los detalles, ¿Cómo y cuándo volverá? Pero sea como sea, todo ojo le verá. La pregunta verdadera, aún está sin contestar: ¿Cuándo el Hijo del hombre venga, ¿Qué hallará?” En otras palabras, ¿Qué estamos haciendo HOY, para que halla fe en la tierra, cuando Cristo venga MAÑANA?

Debemos saber que su segunda venida generará diversas reacciones en diferentes grupos de personas…

1) Traerá ARREPENTIMIENTO para Israel. (Cita Za.12.9-10) “y todo ojo le verá, y los que le traspasaron…” ¡Su segunda venida será un evento VISIBLE! Cuando Cristo vino por primera vez, pocas personas le vieron. Pero en su segunda venida en cambio, todo ojo le verá. ¡Será un suceso de alcance y tenor UNIVERSAL! ¡Saldrá en todas las cadenas de noticias del planeta! ¡Se televisará en vivo y en directo para todo el mundo!

Juan cita ahora Zacarías 12:9-10 “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén,  espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito”

El trasfondo del pasaje es importante. Dios le dio a su pueblo un buen pastor, pero ellos en su dureza de corazón le mataron y se buscaron pastores malvados y egoístas para reemplazarlo. Pero llegaría el día cuando por la gracia de Dios, se arrepentirían de su maldad y recordarían aquel buen pastor al que habían traspasado, y lamentarían su pérdida. ¡Ellos se arrepentirían! ¡Se darían cuenta que mataron al buen pastor!

¡Juan toma esta imagen y la aplica a Jesús! Israel rechazó a su buen Pastor. Le traspasó el costado con una lanza, pero, frente a su Retorno y por la gracia de Dios, su pueblo se arrepentirá de su pecado y le recibirá. En Ro.11:26,29: “Y luego (De su ceguera espiritual actual) todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sión el libertador que apartará de Jacob la impiedad” “Porque irrevocable es el llamamiento de Dios”.

2) Será Una AFLICCION para los Perdidos. (Cita Zacarías 12:9) “…y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él…” Frente a la segunda venida de Cristo, las naciones incrédulas endurecerán aún más su corazón, e intentarán pelear contra el Señor y su pueblo y serán derrotados (19:19-20). Y en pasajes como Miq.4.1-8, Sof.3.8, Mt.25.31-46, vemos que habrá un juicio severo sobre las naciones enemigas del Señor. En Ap.19:15, describiendo al Señor viniendo en su gloria: “De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones” Y en Vs.21: “Y los demás fueron muertos con la espada que salía de su boca”.

Así como habrá mucha gente proveniente de toda tribu, lengua, pueblo y nación, adorando al Señor alrededor de su trono, (Ap.7) también, habrá muchísima gente de toda lengua, tribu y nación lamentando por Cristo. ¡Esta lamentación no es sinónimo de arrepentimiento sino de remordimiento por haber rechazado al Salvador! ¡En su retorno, Cristo derrotará a sus enemigos y los juzgará con justicia condenándoles eternamente!

En el AT su venida es anunciada. En Daniel 7.1-14, se anuncia, representados por cuatro bestias, el surgimiento de cuatro imperios que hollarán Jerusalén y gobernarán el mundo hasta la segunda venida de Cristo.

  1. Babilonia, el imperio reinante en tiempos de Daniel, representado por un León con alas de águila. (7:4)
  2. Persia, la potencia representada por un oso salvaje. (7:5)
  3. Grecia, el imperio representado como un leopardo con cuatro alas. (7:6)
  4. Roma, el imperio representado como una bestia con dientes de hierro del cual sale el anticristo (7:7) ¡Un líder mundial, político o religioso o ambos, surge de la Roma restaurada!

Pero en la visión de Daniel, vemos que el día de estas cuatro bestias y del Anticristo mismo, llegará a su fin… “…he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre (…) Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido” (Dn.7.13) El Hijo del hombre VIENE EN LAS NUBES, recibe de manos de Dios un reino que, a diferencia de los otros 4, no tendrá fin. ¡El Señor viene en las nubes y pone fin a la tiranía de estos imperios! ¡Dobla tu rodilla en arrepentimiento o la doblarás con terror mañana! Arrepiéntete de tu pecado y confía en él.

3) Será de ALIENTO para los Creyentes. Ante el anuncio del retorno de Cristo Juan responde: “Sí, amén”. ¡Qué gran consuelo para los hermanos que sufrían a mano de Domiciano! ¡Roma pasaría! ¡Se haría justicia!

¡Será GLORIOSA! “he aquí que viene con las nubes”. Las nubes mencionadas no son las naturales, las que aparecen en el cielo cada día, sino las sobrenaturales, que son asociadas con la inmediata presencia de Dios. Éx.40:34 “Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo”. 

Cristo viene en las nubes, vestido en Majestad y gloria. Diferente a cómo se lo vio en su primera venida. En su primera venida fue Humillado; en la Segunda, será Exaltado. Fue Rechazado, vendrá a Reinar. Vino a tomar la Cruz, vendrá a tomar su Corona. Vino a Servir, volverá para que le Sirvan. Vino como un cordero Sufriente, volverá como el rey Soberano. ¡Algún día, toda rodilla se doblará ante Jesús y le llamará “SEÑOR”! ¡Su pueblo lo hará en gozosa adoración! ¡Los que le rechazaron, con desesperación! ¡Pues en aquél día ya no habrá posibilidad de perdón y restauración! ¡Por tanto, si oyes HOY su voz, no endurezcas tú corazón!

II. ESPERAMOS UNA PERSONA GLORIOSA. (Vs.8)

“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” Cuatro de sus atributos divinos garantizan la certeza del compromiso de la 2da venida:

1. SU OMNISCIENCIA. “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin…” Alfa es la primera letra del alfabeto griego y Omega es la última. Todo conocimiento se transmite a través de la combinación de las letras del alfabeto. Así que la designación que hace el Señor de sí mismo como Alfa y Omega afirma que él lo sabe todo. ¡El no es INTELIGENTE, sino OMNISCIENTE! ¡El sabe perfectamente quién es quién! ¡Quién le ama y quien no! ¡Quien le sirve y quien no! ¡Quien confiesa su pecado y quien no! ¡Quien le da gloria y quien no! ¡Quien trata con amor a su pueblo y quien persigue a su pueblo! ¡Quién lastima a la iglesia y quien la sana!

Ej. Una de las páginas más conocidas de la historia de Inglaterra es la que narra las conquistas de Ricardo I, corazón de León. Mientras Ricardo estaba derrotando a Saladino, su reino pasó por tiempos oscuros. Su pervertido hermano Juan, gobernó en forma cruel y avara al pueblo. La gente sufría y rogaba deseando el REGRESO del Rey. Un día llegó Ricardo reclamando su derecho al trono y nadie se atrevió a contradecirlo. ¡El pueblo gritó de alegría! ¡Repicaron las campanas! ¿Saben? Un día, el Rey de reyes y el Señor de señores, reclamará su derecho al trono. Los que en su ausencia, abusaron de su pueblo serán avergonzados.

2. SU SOBERANÍA. “…dice el Señor…”  La palabra traducida “Señor” es KURIOS. Se usaba para describir personas en autoridad. Jesucristo es el SUPREMO. El más grande, el que tiene toda la autoridad, el Dueño. Su pueblo descansa en saber, que… “Todo lo que Jehová quiere, lo hace” (Sal.135.6). Descansamos en saber que detrás de la escena, el Dios soberano está tejiendo los hilos de la historia para que su plan sea cumplido.

¡La soberanía de Dios es la mejor almohada sobre la cual recostar la cabeza! ¡Dios hace todo lo que quiere!

EL IMPACTO: “Cuando uno entiende la soberanía de Dios… Vive confiado de cara al futuro porque sabe que nada pasará sin su aprobación, supervisión y control. Vive agradecido, porque sabe que todo beneficio, cual sea y de quien provenga, será concedido por la mano de Dios. Será paciente en la adversidad porque sabe que esta no es parte de la fatalidad o de la mala suerte, sino del sabio y amoroso plan de Dios para su vida”

3. SU ETERNA PRESENCIA. “…El que es y que era y que ha de venir…” ¡Él no tiene principio ni final! ¡Siempre ha existido! ¡El que viene es aquél que no tiene fecha de cumpleaños, ni certificado de defunción!

El ha sido el Dios consolador de todos los que han confiado en él. El se presentaba como “El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob” ¿No te anima saber que Dios se identifica con su Pueblo? ¿Así como estuvo con ellos, prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo? El ha sido el Dios de Abraham en medio de la idolatría Cananea, de Jonás en el vientre del pez, de David en la soledad del desierto, de Pablo en la cárcel, de Lutero en sus amenazas, de Spurgeon en sus depresiones, de Hudson Taylor en la soledad de la China, de Don Jaime e Ivor en la selva de Perú y en la jungla de Carapachay, de Dardo Leandi en Campana.

¡Tu Dios es el mismo Dios de ellos! ¡Porque Él es Eterno! ¡Así como estuvo con ellos, estará con nosotros! ¡Pase lo que pase, no lo vamos a pasar en soledad! Podemos estar aislados y privados del abrazo fraternal. Podemos sentirnos solos. ¡Pero ni aún allí, seremos privados de la Presencia personal y poderosa del Señor! ¡Su presencia ha sido un bálsamo para el corazón de su pueblo sufriente! ¡No temo porque él siempre estuvo, siempre está y siempre estará presente en las aflicciones de su Pueblo!

4. SU OMNIPOTENCIA. “…el todopoderoso”  ¿Hasta dónde llega su omnipotencia? Hay cosas que Dios no puede hacer: Dios no puede pecar. No puede fallar. No puede mentir. Pero su omnipotencia nos dice que ¡Dios tiene todo el poder para hacer todo lo que se proponga hacer! ¡Si prometió venir, es porque puede hacerlo! ¡NADA ni NADIE podrá impedir que Cristo vuelva en gloria a la tierra a establecer su reino Mesiánico!

¡Pensemos en las circunstancias que vivían los que recibieron estas palabras del Apocalipsis! El poder de Roma se había erguido contra la Iglesia de Cristo. Además, ningún imperio había podido resistir a Roma; ¿Qué posibilidad tendría la manada pequeña que sufría por su maestro de prevalecer? ¡Tendía a desaparecer! ¡Pero hay paz en saber y recordar que el Todopoderoso estuvo, estaba y estará por siempre con su Pueblo!

¡La fe en el Todopoderoso es el bálsamo espiritual para el alma de aquellos que enfrentan Tormentas! Ej. Una hermana muy querida de nuestra iglesia tenía que ser operada de la córnea y no podían darle anestesia general. Ella vería por 45 minutos todo lo que harían en su ojo. La doctora dejó la decisión en ella. Miró a su mamá y le preguntó: “¿Ma, la iglesia está orando por mi? Si. ¿Todos? Creo que si. ¡Entonces me opero! ¡¡Dios, Danos la fe de esta hermana!!

La Iglesia no espera a cualquiera. ¡¡Esperamos al Omnisciente, Soberano, Eterno y Omnipotente Señor!!

III. DEBEMOS DAR UNA RESPUESTA GLORIOSA. (VS.7b)

 “…SÍ, AMÉN…” Una Iglesia que espera la venida de Cristo, será un grupo gozoso, santo y servicial.

A) La venida de Cristo nos motiva a servir a las PERSONAS. (2:19-20)  “¿Cuál es nuestra esperanza o gozo o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? ¡Pablo anticipaba con gozo, deleite y victoria su encuentro con el Señor, porque vivía sirviendo a los demás!! ¡¡La doctrina de la segunda venida de Cristo, llevaba a Pablo a vivir Predicando y Sirviendo a las Personas!!

Ej: En nuestro país se acostumbra a dar “Regalos de Reencuentro” cuando se vuelve de algún viaje. Alfajores de la costa para Mamá. Mate de Misiones para Papá. Yuyos de Córdoba para la Tía. Café de Brasil para el amigo. ¡Para Pablo, las personas que se salvan y los hermanos que hacen decisiones santas, son el mejor regalo de bienvenida que le podía ofrecer a su Señor! Sabía que la pregunta final ante su presencia sería: ¿Qué hiciste en mi nombre por los demás? ¿Cuántas vidas amaste e influenciaste con mi Palabra y mi evangelio?

B) La venida de Cristo nos motiva a vivir en Santidad. (1.Jn.3.3) Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro” ¡El que espera ver a un Señor santo, debe santificarse! La frase “He aquí” indica que algo grande esta por suceder. Es un llamado de atención dirigido a despertar los sentidos. El tiempo presente, indica que Cristo ya está viniendo. ¿Oyeron? ¡CRISTO YA ESTA VINIENDO! El énfasis bíblico en torno a su venida no son los detalles ni las fechas sino el estar preparados a causa de su inminencia. Jesús dijo que “Vendrá como ladrón en la noche”.

Cuando los discípulos preguntaron por fechas y detalles, Jesús respondió con la Palabra “Velad y orad”. Si él viniera hoy, ¿Cómo recibimos a Cristo? ¿Durmiendo al servicio, a la oración, a las misiones, al amor fraternal, a la alabanza? ¿Desordenados? ¿Trapos sucios en el corazón? ¿Pecado sin confesar y dejar?

C) La venida de Cristo es un CONSUELO ante las pérdidas. (1.Te.4.13-18) Luego de exponer el orden de los eventos que rodean su venida, Pablo escribió: “Alentaos los unos a los otros con estas palabras” (4.18). ¡¡El propósito del texto no es dar una clase de Escatología sino el de Consolar y Estimular el corazón afligido!!

La frase “Unos a los otros”, ALELÓN, es un pronombre recíproco que significa ¡Unos para con otros! ¡Nadie debe quedar fuera de este mandato! ¡Todos nos preocupamos por todos! Debemos Acercarnos para Alentar a los hermanos que han sufrido la partida de un ser querido ¿Conoces alguien? ¡Ponte a su lado y escúchalo! La frase “Con estas palabras” nos muestra que el Instrumento a usar para animar a los afligidos, es la 2da venida. ¡Hermano, si Quieres que Dios te USE para consolar, entonces usa lo que siempre USÓ, la BIBLIA!

D) La venida de Cristo nos anima a cambiar la Venganza por confianza. (Ro.12.19-20) No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” El cristiano cree en la justicia de Dios y deja que él actúe en su lugar. La ira del hombre no obra la justicia de Dios. Nuestra ira y deseo de venganza son desmedidos e injustos.

Con una cita de la ley (Dt.32:35) Pablo nos enseña que el castigo debe ser aplicado por quien tiene la máxima AUTORIDAD para hacerlo. La palabra traducida “Señor” significa: “EL AMO, el Dueño, el que tiene la máxima autoridad” ¡DIOS es el UNICO SER que tiene toda AUTORIDAD Moral PARA HACER JUSTICIA! ¡¡Por tanto, cuando decidimos HACER JUSTICIA POR MANO PROPIA, ESTAMOS FUERA DE LA LEY!!

Ej. Imaginen un juicio oral. El juez está por dictar la sentencia y YO me subo al estrado alejo por la fuerza al magistrado del lugar, golpeo el estrado con el martillo y digo: Declaro al acusado culpable. ¡Yo no soy el Juez! ¡¡De la misma manera, cuando decido HACER JUSTICIA POR MANO PROPIA, me coloco fuera de la ley, usurpo un lugar de autoridad que no me corresponde y me estoy subiendo al mismo estrado del Dios justo!!

La sed de Venganza está ligada a la Inacción de la Justicia. ¡Si la justicia actuara esta no sería necesaria! ¡¡Pero la frase “Yo pagaré dice el Señor” alienta al agraviado, al mostrarle que su causa pronto será juzgada!! ¡Dios no CAJONEA las causas de sus hijos!! ¡En el universo del Dios justo, tarde o temprano se hace justicia! En estos días inmorales, materialistas y ateos, los hombres han olvidado que Dios ha establecido un día en el cual juzgará las obras, las palabras y aún los secretos del corazón de todos los hombres. ¡No lo olvidemos!

¿Para qué usamos la doctrina de la segunda venida? ¿Servir mejor, vivir en santidad, renunciar a la venganza y consolar al que sufre? ¿Defender mi postura escatológica, debatir, hacer dudar a la iglesia?

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
Tel.: +54 921988655 info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Contacto

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Ciudad
Consulta