“Tiatira, la Iglesia tolerante” Apocalipsis 2:18-29, Psr. Mariano Merino

Según Efesios 5:25-27, Cristo murió por la Iglesia para santificarla. Según Gálatas 5:16-26, la obra del Espíritu Santo en la iglesia es la de darle poder para que pueda vivir en santidad. Según 1 Pedro 1:16, el gran llamado del Padre a su pueblo, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, es: “Sed santos, porque yo soy santo”. ¡Esto significa que las tres personas de la Trinidad están activas en el proceso de salvar y moldear a su pueblo a imagen de Cristo! A pesar de esto, la Iglesia, a lo largo de la historia, ha tolerado el liderazgo impío, la inmoralidad y la falsa doctrina en su seno. Este es el caso en Tiatira. Con 36 años de existencia, la iglesia tenía características muy buenas, tales como amor, fe, y paciencia, pero al mismo tiempo, toleraba la falsa doctrina y la inmoralidad. Este movimiento corrupto estaba conducido por una profetiza que rebajaba la importancia de la santidad. ¡El problema era que nadie la confrontaba! Así, la levadura de la inmoralidad, el liderazgo impío y el error doctrinal leudaba toda la masa de la iglesia. ¡El Señor envía esta carta para llamar a toda la iglesia en Tiatira a volver a Él!

I. EL AUTOR. (v. 18)

El término traducido Ángel significa “Mensajero”. Aquí es una referencia al liderazgo humano de la iglesia porque los seres angelicales no tienen nada de qué arrepentirse, como sí se le ordena al mensajero de esta iglesia en los versículos 20-23.

¡Muéstrame una iglesia en la que convive la inmoralidad y el error, y te mostraré un liderazgo tolerante e impenitente!

El título “Hijo de Dios” que se traduce allí, destaca la Deidad y autoridad de Cristo. Los judíos comprendieron con claridad este significado. Jesús llamó a Dios “Mi Padre”. En Juan 5:18 se registra la reacción de los judíos: “Los judíos aún más procuraban matarle, porque […] decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios”. El Hijo de Dios es Dios soberano y humanado. Él es igual a Dios y, por tanto, posee toda autoridad sobre su amado pueblo. Con este título, se muestra la soberanía del Hijo de Dios donde Jezabel quería tomar el control. Cristo es la cabeza. Un cuerpo con dos cabezas es una deformidad, ¡una iglesia guiada por Jezabel también!

“El que tiene ojos como llama de fuego” (Cap. 1:14). Señala la Omnisciencia del Hijo de Dios. ¡El ojo que todo lo ve! Sus ojos de fuego, en versículo 23, le capacitan para ser “el que escudriña la mente y el corazón” de los hombres. Sus ojos atraviesan la fachada de las apariencias de los hombres para ver lo que hay en su mundo interior. Son ojos que recorren toda la tierra, en general, y las iglesias, en particular, para dar a cada uno según sus obras. ¡Podemos engañar a los santos de la iglesia, pero nunca podremos engañar al Señor de la iglesia!

y pies semejantes al bronce bruñido”, es decir, “pulido o brillante” (Cap. 1:15). Los reyes en tiempos antiguos se sentaban en tronos elevados, de modo que los que eran conquistados y juzgados siempre estarían postrados bajo sus pies. Así, los “pies de un rey” vinieron a ser símbolos de autoridad, conquista y señorío sobre los demás. Samuel Pérez Millos escribe en su comentario de Apocalipsis: “Son pies dispuestos para entrar en juicio y pisotear a sus adversarios en la iglesia” ¡Es una vista del juicio!

II. LA APROBACIÓN. (v. 19)

Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia”. Con sus ojos de fuego y sus pies de bronce, el Cristo glorificado, soberano y omnisciente, viene a hacer un control de calidad de las obras de la iglesia.

En primer lugar, en Tiatira estaban mostrando amor”. El amor es más que un mandamiento, es también lo que Dios derramó en los corazones de sus hijos (Romanos 5:5). ¡El Espíritu Santo lo derramó en nosotros! Es el fruto de la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas, es divino en su origen. En Tiatira, muchos hermanos amaban a Dios amando a sus hermanos. ¡Una iglesia aprobada en el amor!

En segundo lugar, los santos en Tiatira son elogiados por su “Fe” (Pistos), que significa “fidelidad”, “lealtad”, “confiabilidad”. Aquí, al estar asociada a las obras que realizaban, se refiere a la expresión visible de la fe. Dios es fiel (Deuteronomio 7:9), su Hijo es el testigo Fiel (Apocalipsis 1:5) y el Espíritu Santo produce fidelidad en los creyentes (Gálatas 5:22). Muchos de los hermanos en Tiatira permanecían fieles al Señor y leales unos con otros. ¡Aprobados en la fe!

En tercer lugar, son aprobados en su servicio. La palabra “servicio” (Diaconía) significa “ayuda”, “ministerio”, “colaboración”. La evidencia del nuevo nacimiento de los Tesalonicenses fue que se convirtieron “de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tesalonicenses 1:9). Fuimos salvos para servir y amar. ¡La iglesia en Tiatira salió aprobada en servicio!

Por último, los santos mostraban “Paciencia”.  Es el fruto del Espíritu Santo que permite al creyente resistir el peso de la prueba sin rendirse. En Tiatira, muchos de sus miembros perseveraban bajo el peso de los problemas. ¡Aprobados en la paciencia!

Los cuatro frutos brillaban en un marco de crecimiento: “y que tus obras postreras son más que las primeras”. Todos comienzan su vida cristiana con una tendencia creciente en el amor, la fe, el servicio y la paciencia,  pero pocos se mantienen así a través de los años. Las obras de los santos en Tiatira eran movidas por el amor, hechas con fidelidad, dinamizadas por una actitud servicial y llevadas a cabo con perseverancia.

III. LA AMONESTACIÓN. (v. 20)

Pero los ojos escudriñadores del Señor observan unas pocas cosas que exigen reprensión y advertencia.

1) La tolerancia/falta de confrontación. Toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca…La acción de esta mala mujer se define mediante dos verbos: “enseñe” y “seduzca”. Era una enseñanza que inducía al extravío espiritual. Cristo le dio el pseudónimo “Jezabel” por su carácter malvado, parecido al de aquella perversa reina, la esposa de Acab, que hizo tropezar a Israel fomentando la adoración de Baal (1 Reyes 16:29-33).

En Tiatira, algunos no aprobaban el liderazgo de Jezabel (v. 24), pero la mayoría lo toleraba (v. 20). Quizás, al intentar confrontarla y llamarla al arrepentimiento, les dirían: “No toques a la ungida de Jehová”. En 1 Timoteo 5:20 se nos manda: “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman”. En Tito 3:10: “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo”. No debemos decir: “no toques al ungido de Jehová”, “Dios se encargará de él” o “debemos amarlo”, sino amonestarlo hasta dos veces y, si persiste en su pecado, reprenderlo públicamente para que la iglesia tema.

2) La codicia por posiciones. Toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetiza…. Un “profeta” era una persona que recibía un mensaje revelado de parte del Señor para comunicarlo al pueblo de Dios. El ministerio profético y apostólico fue necesario para la etapa fundacional de la iglesia. Pablo dijo que los santos fuimos edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas” (Efesios 2:20). ¡El fundamento de un edificio se coloca una vez, al inicio de la construcción! Igualmente, el ministerio apostólico y profético del Nuevo Testamento, fue necesario para establecer las bases doctrinales de la iglesia al inicio de la etapa de su edificación. Una vez se dijo: “Si la revelación que traen es contraria a la Biblia, es herejía; pero si es conforme a la Biblia, es innecesaria”.

Jezabel era una profetiza auto-nombrada. “Se dice profetiza”. Esta es una característica de líderes sectarios: ¡Se auto-proclaman “Líderes”, sin importarles si alguien los examina, elije o encomienda al campo misionero! Muchos de ellos ni siquiera salieron de una iglesia, otros salieron peleados con sus iglesias; entonces, ¿quién los envió?

Noten, además, que ella ejercía plena autoridad sobre toda la iglesia enseñando aún a los siervos de Cristo. Pero en 1 Timoteo 2:12 dice: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre”. En 1 Timoteo 3:2 y Tito 1:6, se dice con claridad que el pastor debe ser “Marido de una sola mujer” o un “Hombre de una Mujer”. Dios ha dado el privilegio a la mujer hacer todo tipo de ministerio en la iglesia, salvo el oficio de Pastor- Maestro. Pero cuando la Iglesia quita, o permite que sea quitada, la autoridad final a la Palabra, se la concede a una persona o a un grupo de personas. ¡La autoridad del liderazgo comienza y culmina con la Palabra de Dios!

3) El tropiezo a los siervos. Seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos¿Cómo puede un siervo que ha rendido su vida al Señor, llegar a fornicar y comer carne sacrificada a ídolos? En el tiempo en que se escribió el libro de Apocalipsis, Tiatira era un próspero y floreciente centro comercial. La ciudad era conocida por la existencia de numerosos gremios que agrupaban a los trabajadores de diversas industrias. El aficionado en la arqueología W. Ramsay, desenterró inscripciones en las cuales se hace mención a los gremios de alfareros, curtidores, panaderos, herreros, comerciantes de esclavos, productores de lana. Para mantener un trabajo o comenzar un negocio era necesario ser miembro de algún gremio comercial. Cada gremio tenía su deidad patrona en cuyo honor se celebraban fiestas que acababan en orgías sexuales, comiendo restos de carne sacrificada a sus ídolos. El Dilema: “Si no asisto, pierdo el trabajo. Si asisto, peco”. Jezabel desviaba a los siervos del Señor diciéndoles, no sólo que podían, sino también que debían asistir a las fiestas. Imagino a Jezabel diciendo: “Usa tu libertad en Cristo. ¿Acaso el sustento de tu familia no es una prioridad?” Quizás Jezabel tenía intereses comerciales o políticos con algunos de los gremios más importantes de Tiatira. Me la imagino amenazando con denunciar a todo aquél que en la iglesia se negara a participar de las fiestas.

Su pecado fue promover un estilo de vida que permitiera al cristiano servir en la iglesia y pecar fuera de ella. ¡No podemos pecar y adorar a la vez! Dios rechaza al hipócrita y, por ende, todo lo que éste le ofrece. Ejemplo: ya en el 790 a.C., Dios dijo a su pueblo: Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.” (Amós 5:23-24) ¡Dejen de cantar hasta que se arrepientan y enderecen sus caminos y corazones al Señor! En Isaías 1:13 también leemos: “No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes”. ¡No puedo soportar sus cultos de adoración, ni sus festividades, ni sus asambleas! ¿Cuál es la solución? En Isaías 1:18 la tenemos: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” ¡Arrepiéntanse y vuélvanse a mí!

4) Dureza de corazón. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación(v. 21). La ira de Dios no es precipitada, Dios no pierde el control; él quiere que el pecador se arrepienta y viva; le da tiempo para ello (Romanos 2:5). Sin embargo, cuando las personas se endurecen y desprecian sus avisos, eligen sufrir. He aprendido que Dios, antes de juzgar, concede tiempo para el arrepentimiento. ¡Lo hace aún con los impíos! Ejemplo: Imaginen una balanza de dos platos. Debajo de uno de ellos, un botón de alarma. El pecado inclina de a poco la balanza hasta que el plato de la ira de Dios toca el botón y suena la alarma anunciando su Juicio. ¿Dios te está guiando al arrepentimiento y juegas con la idea de postergarlo para “más tarde” o “mañana”?

IV. LAS ADVERTENCIAS. (Vv. 22-23)

La frase traducida “He aquí” comunica inminencia. ¡La balanza tocó el botón de alarma! ¡El juicio ya ha sido decretado!

A) A Jezabel: enfermedad y muerte. “He aquí, yo la arrojo en cama” (v. 22). El juicio comienza con la profetiza por la influencia que ejerció sobre la iglesia. Spurgeon dijo: “No es lo mismo que se detenga mi reloj pulsera que el cronometro nacional”. El problema es el mismo, pero la cantidad de personas que llegan afectar son distintas. Así, el pecado de un líder, es tan horrendo como el de otro hermano, pero las consecuencias son mayores. Los estudiosos dicen que se refiere a la cama de un enfermo. ¡Jezabel podría quedar postrada en cama! Jesús dijo que es mejor morir ahogado que hacer tropezar a alguno de los pequeños siervos que creen en él.

B) A los adúlteros: tribulación. La versión “La Biblia de Las Américas” traduce el versículo de la siguiente manera:Mira, la postraré en cama, y a los que cometen adulterio con ella los arrojaré en gran tribulación, si no se arrepienten de las obras de ella”. Este primer grupo engloba a los creyentes, a los siervos que se han apartado de Dios tropezando con aquella doctrina inmoral de Jezabel.

El término traducido tribulación (THLIPSIS), habla de una pesada carga en la conciencia y en el corazón. “La culpa, la falta de paz, los problemas recurrentes, son herramientas divinas de disciplina para sus hijos”. ¿Has experimentado el dolor, la culpa, la angustia, sólo para comprender que era Dios tratando contigo?

Nuevamente, la gracia de Dios entra en acción al decir: Si no se arrepienten de las obras de ella(v. 22b). Arrepentimiento es volverse a Dios. Si ellos dejaban el pecado y se volvían al Señor, el juicio sería anulado.

C) A sus hijos: muerte. Y a sus hijos heriré de muerte” (v. 23).  El “adulterio espiritual” de esta mujer con los creyentes que siguieron su doctrina, dio a luz una generación de discípulos militantes de su error. Para ellos no hay posibilidades. ¡Cristo ha decidido dar muerte a la cizaña que practica el pecado en la iglesia de Tiatira! ¿Cuál es el propósito de un juicio tan severo? y todas las iglesias sabrán… (v. 23). Este juicio tiene tres propósitos: (1) Remover la cizaña. (2) Revelar a Cristo. (3) Reprender a la iglesia. Este libro revela a Cristo (Cap. 1:1) Ejemplo: en algunas rutas argentinas, uno puede observar en el asfalto estrellas amarillas pintadas con los nombres de las víctimas fatales de un accidente de tránsito. ¿Cuál es el fin? ¡Que manejemos con precaución!  El juicio sobre Jezabel, sus amantes e hijos, sería como una señal de advertencia para el resto de las iglesias, para que sepan que el Señor ve lo que nadie ve y que, a su tiempo, disciplina el pecado que se tolera.

El que tiene ojos que todo lo ven, declara su justicia: “os daré a cada uno según vuestras obras” (v. 23). Los inocentes no serán castigados junto a los culpables. Esta frase es un aliento para los fieles, un llamado al arrepentimiento para los descarriados y un anuncio de juicio y condenación para Jezabel y todos sus discípulos. Las obras son la base del juicio divino (2 Corintios 5:10, Apocalipsis 22:12), pero no significa que la salvación sea por obras. No somos salvos por obras, pero la calidad de las obras revela la condición espiritual de las personas. La fe salvadora se expresará en buenas obras; Santiago 2:17 dice: “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”. La fe falsa se expresará en malas obras; según Santiago 2:19: “También los demonios creen, y tiemblan”. ¡Viven forjando malas obras!

V. EL ACONSEJAMIENTO. (Vv. 24-25)

¿Qué son las “profundidades de Satanás”? Doy mi opinión. Al auto-proclamarse “profetiza”, Jezabel presumía de traer “nuevas y profundas revelaciones de parte del Señor” a la iglesia. Jesús advierte: “Pueden sonar como revelaciones muy profundas y novedosas, pero estén seguros de que no provienen de mí, sino de Satanás”. Aún en los momentos, espiritualmente hablando, más oscuros, Dios siempre se ha reservado un resto fiel. Jezabel se gloriaba de poseer una nueva revelación de parte de Dios para la iglesia. Jesús les dice a los fieles: ¡Retengan el mensaje que han creído siempre! En tiempos de plena apostasía y confusión religiosa, Judas aconsejó a las Iglesias: “Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo” (Judas, v. 17). Al joven pastor Timoteo, quien ministró en Éfeso en tiempos de apostasía, Pablo le aconsejó: “Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste” 2 Timoteo 1:13a. ¡En tiempos de apostasía, la iglesia no precisa oír nuevas palabras humanas, sino obedecer la antigua palabra divina! Mientras que en la iglesia se predique la Palabra, habrá esperanza de salvación, santificación y restauración; porque Dios siempre ha usado su Palabra para salvar al incrédulo (Romanos 10:15) y santificar a su grey (Juan 17:17).

¿Qué es más importante? ¿Priorizar el amor o la verdad? Dios no se contradice en sus asombrosos atributos. Dios nos ama cuando nos dice la verdad en su palabra, y nos dice la verdad en su Palabra porque nos ama. Por tanto, una iglesia que imita a Dios, debe confrontar y corregir el pecado con misericordia y con verdad

VI. EL ALIENTO. (Vv. 26-29)

¡El vencedor es el que llega hasta el final de la carrera! Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin”. La perseverancia en la fe evidencia la salvación, pero la falta de perseverancia es evidencia de condenación. En 1 Juan 2:19 leemos: “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.” Los que se desviaron porque fueron seducidos por Jezabel pero volvieron, evidencian su salvación. No obstante, los que adulteraron con Jezabel, pero no han vuelto al Señor, evidencian que nunca pertenecieron al Señor.

Al que persevera: Le daré autoridad sobre las naciones”. Se le promete autoridad para gobernar (Vv. 26-27). La Biblia enseña que Cristo volverá a la tierra para juzgar a sus enemigos e instaurar su reino Mesiánico. Esta promesa está tomada del Salmo 2:7-9. Las naciones le serán dadas al Hijo para que Él las gobierne con su vara justa de hierro. La misma autoridad que el Padre le da al Hijo para reinar, la pasa a los creyentes (Apocalipsis 5:10). Esta promesa habla del privilegio que tenemos los creyentes de colaborar con Cristo en su santo Reino. Una paradoja: Jezabel se ensoberbeció, quiso ser la autoridad de la Iglesia y fue humillada. ¡Pero los santos que se humillen y se arrepientan, serán exaltados a una posición de autoridad en su Reino!

Y le daré la estrella de la mañana(v. 28) ¿Quién? “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” (Apocalipsis 22:16) Aunque la luz de Cristo ya ha resplandecido en nuestros corazones para salvación, se nos promete que un día le veremos en toda la plenitud de su gloria. ¡Te daré el gozo de ver y de vivir a Cristo! ¿Qué más quieres?

Tres cosas nos sorprenderán en el cielo: (1) Los que estarán. (2) Los que no estarán. (3) Que estemos nosotros. ¡Cristo! Cristo vivió demostrando su justicia, murió en lugar de los injustos, resucitó para imputar en los injustos su perfecta justicia. ¿Habrá justicia mayor que la suya?

VII. LA APLICACIÓN (v. 29)

Apocalipsis es la “Revelación de Jesucristo” (Cap. 1:1). Aquí se nos da a conocer a un Cristo que hará lo que sea necesario para santificar a su Iglesia porque, para el creyente, ¡la felicidad está ligada a la santidad! Cada vez que pecamos lo olvidamos. La voz de Jezabel sigue seduciendo a los siervos en estos días. El Espíritu Santo nos llama a dejar el pecado, volver a la comunión con Cristo y a mantener una línea clara de separación con el mundo. Hay quienes sienten remordimiento, se entristecen y lamentan su pecado, pero no se vuelven a Dios. Sin embargo, hay quienes proceden al arrepentimiento, se duelen por su pecado y se vuelven a Dios. Judas experimentó remordimiento; lloró por su pecado y se suicidó. Pedro lloró por su pecado, pero se volvió al Señor de todo corazón. Si dejas tu pecado y vuelves a Cristo, serás amado y restaurado como Pedro.

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Formulario de contacto