“Ovejas contentas con su Pastor”, Salmo 100, Psr. Mariano Merino.-

 

¡Sin merecerlo yo, y sin necesitarlo Él, fui hecho oveja de su prado; eso hace que quiera buscarle con alegría! ¡Fuimos creados para glorificar a Dios, y gozarnos en Él por toda la eternidad! Este salmo nos invita a hacerlo. Lo hace a través de 7 imperativos: “Cantad” “Servid”, “Venid”, “Reconoced” “Entrad” “Alabadle” “Bendecid”.

El salmista invita a las ovejas a cantar, servir y buscar al Señor con alegría, porque Él es su Creador y Salvador (Salmo 100:1-3); y entrar en su templo con gratitud, porque Él es bueno, misericordioso y fiel (Salmo 100:4-5).

Se piensa que la primera invitación a alabar se da de camino al templo (Salmo 100:1-3), y la segunda, al ingresar al mismo (Salmo 100:4-5).

En los versículos 1-4 del Salmo 100, se nos invita a gozarnos y a dar gracias a Dios; y en el versículo 5, se nos dan las razones para hacerlo.

Busquen a Dios con gozo; vayan al templo con gratitud; porque Dios es bueno, misericordioso y fiel.

I.-Canten, sirvan y busquen a Dios con alegría (Salmo 100:1-2).

A.-)Se nos invita a cantar a Dios.

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra” (Salmo 100:1).

La expresión “Habitantes de toda la tierra” implica que la invitación a cantar y servir a Dios es universal, aunque sabemos por experiencia que son muy pocos, es decir, sus ovejas quienes la aprecian.

Aquí vemos el énfasis Antiguo Testamento, exhortando al pueblo de Israel a ser luz a todas las naciones. Del mismo modo, la iglesia hoy es comisionada a hacer discípulos y expandir su reino a todas las naciones. El verbo traducido “Cantad alegres”, describe un “Grito de júbilo o de gozo”.

¡Imaginen un curso celebrando el fin de sus estudios, o un estadio repleto de espectadores gritando un gol! Se trata de un gozo tan grande que no puede pasar desapercibido. Es una invitación a dejar la vergüenza. Canta a Dios sin pedir perdón ni permiso por ello; canta a Dios y no te preocupes por lo que opinen los demás. Las ovejas cantamos porque hemos sido salvadas.

Salmo 95:1 dice: “Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación”.

Y cantaban un nuevo cántico diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tu fuiste inmolado y con tu sangre nos has redimido para Dios de todo linaje y lengua y pueblo y nación” (Apocalipsis 5:9).

Los cristianos cantamos porque hemos sido perdonados. En Salmo 32:11 dice: “Alegraos en Jehová, y gozaos justos; y cantad con júbilo todos vosotros, los rectos de corazón”. ¡Los pecadores caídos que confiesan, cantan a Dios!

Los cristianos cantamos aún en medio del dolor. Salmo 13:6: “Cantaré a Jehová porque me ha hecho bien”.

El salmo comienza con un perplejo “¿Hasta cuándo Señor?” y culmina con un confiado: “Cantaré al Señor”.

Aplicación: Según este texto, cada vez que nos reunimos a cantar con las ovejas ¿Quién es nuestro auditorio? ¡Nuestro auditorio es el Dios autoexistente, omnipresente, compañero de su pueblo!

En Efesios 5:19 se enfatiza lo mismo: Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones” ¿A quién le cantan los creyentes llenos del Espíritu Santo? Al Señor de la iglesia.

¡En la congregación, el auditorio son nuestros hermanos; pero en el corazón, el auditorio es nuestro Señor!

¡Parece una obviedad! ¿Pero lo es? ¿No cantamos a veces al aire, por costumbre o para rellenar un culto?

¡En nuestros cultos y/o reuniones, cuando alabamos, debemos ser más concientes de la presencia de Dios!

B.-)Se nos invita a servir a Dios.

Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo” (Salmo 100:2).

El verbo traducido “servid” (abad), se usa en Números 3:7 para describir el servicio de los levitas en al tabernáculo. Pero el termino “abad” es más amplio. Describe cualquier tipo de trabajo o tarea que hacemos para el Señor. Se nos invita a convertir todas las cosas que hacemos, aún las más rutinarias, en actos de adoración al Señor.

Aplicación: En 1era. Corintio 10:31 leemos: “Si pues coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. ¡Este texto descarta la idea de separación entre lo secular y lo santo! ¡Todo lo que hacemos puede ser un acto de adoración para el Señor Jesucristo! ¡Las tareas más comunes y monótonas de la vida son nobles, dignas y un sacrificio espiritual de adoración, cuando se hacen de corazón para la gloria y honra del Señor!

C.-)Se nos invita a buscar la presencia de Dios.

La frase verbal traducida “Venid ante su presencia” (bo ju panim), significa “acérquense a su rostro o faz”. La palabra “regocijo” significa: “Cánticos alegres” ¡Vengan a la presencia de Dios con canciones alegres; preséntense delante de su santo rostro, con alabanzas alegres! En la Biblia vemos que para los pecadores, estar parados ante la presencia de Dios era algo aterrador.

Isaías 6:5: “Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos”.

¿Cuál fue la respuesta de Dios?: “y voló hacia mi uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido tomado del altar con unas tenazas; y tocando con el sobre mi boca dijo: He aquí que esto tocó tus labios y es quitada tu culpa y limpio tu pecado” (Isaías 6:6). Dios no minimizó el pecado; tampoco rechazó a Isaías.

¡Esto fue un símbolo del perdón de pecados! El carbón fue tomado del altar de sacrificios, lugar en el cual morían animales inocentes en lugar de los pecadores culpables. La sangre de estos animalitos, lograba cubrir simbólicamente, los pecados del pueblo. Pero 700 años más tarde, Jesús asumiría la forma de un cordero, y se sacrificaría a sí mismo en la cruz, para pagar de una sola vez, la deuda de los pecados de su pueblo.

¡Isaías no podía creer que el mismo Santo Dios contra el que había pecado, era el que proveía un sustituto para el perdón! Notable: ¡El Dios del cual deberíamos ser salvos, es el que entrega a su Hijo para salvarnos!

Las ovejas podemos entrar sin temor y con gozo a la presencia de Dios, porque Cristo murió en nuestro lugar.

En Hebreos 4:16, gracias a Cristo, se nos insta: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. ¡Ahora podemos acercarnos a Dios sin temor!

II.-Reconozcan que Él es nuestro Creador y Redentor (Salmo 100:3).

El verbo “reconoced” (yadä) significa “conocer, experimentar”. ¡No es una opinión, sino una convicción!

El elemento esencial para la alabanza, es el conocimiento proposicional y vivencial de Dios. Él es el Dios, el Creador, y aún el Pastor de Israel; y por supuesto de su Iglesia; ¡Esta verdad, produce una alabanza gozosa!

A.-)Reconozcan que YHVH es Dios.

Literalmente: Conozcan por experiencia que YHWH es Elohim; que el Dios auto existente que se les ha revelado a ustedes, es el único Dios, fuerte, verdadero, y poder supremo.

Elohim señala a Dios como el poder supremo. Se usa en Génesis 1:1 para decir que Él creó los cielos y la tierra.

Algunos de sus modificadores: “Dios de mi alegría y gozo” (Salmo 43:4); “Dios de los cielos” (Salmo 136.26); “Dios fiel” (Deuteronomio 7:9); “Dios eterno” (Génesis 21:33); “Dios viviente” (Salmo 42:2). ¡Conozcan por experiencia que el Señor es Dios!

¡Él es Dios poderoso, vivo, eterno, fiel, y por tanto, es el proveedor de gozo y alegría a los que confían en Él!

Dediquen su vida a conocer y a caminar con el Dios trino, todopoderoso, majestuoso, fiel, alegre y verdadero.

B.-)Reconozcan que Él es el Creador.

Él nos hizo y no nosotros a nosotros mismos” (Salmo 100:3.b). Esto es vital.

El verbo “nos hizo” (asah), significa “crear, hacer, fabricar”. ¡Precioso! ¡Somos diseñados, no evolucionados! El uso del plural y el contexto sugieren que esto es una referencia a Israel. ¡Él eligió, creó, y diseñó un pueblo!

¿Por qué lo hizo? Deuteronomio 7:7-8: “No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar juramento que juró a sus padres”. ¡La elección y la formación de Israel como nación, estuvo arraigada en el amor unilateral de Dios, y en su fidelidad a las promesas que hizo a Abraham, Isaac y Jacob! Dios se comprometió a formar una nación, a partir de la cual podría bendecir a todas las naciones, enviando al Mesías al mundo. La creación de Israel no se basó en algún mérito intrínseco que haya visto en los israelitas.

En el caso de la Iglesia, las cosas no son distintas. Efesios 1:4-5 dice: “Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos”. Fuimos escogidos antes de la fundación del mundo; antes de nacer, y llegar a existir.

¡Cada vez que Dios eligió y formó un pueblo, lo hizo por su amor soberano e incondicional, y por su fidelidad a su Palabra empeñada! Spurgeon dijo: “Yo sé que Dios me eligió; porque sé que yo nunca lo hubiera elegido a Él”.

C.-)Reconozcan que Él es nuestro Redentor.

...pueblo suyo somos, y ovejas de su prado” (Salmo100:3).

En el Salmo 95:7 dice: “Porque Él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano”. ¡Precioso! Israel no sólo es el pueblo que Dios “hizo”, sino el rebaño que Dios “pastoreó y preservó”, para cumplir a través de su descendencia, la promesa de enviar a Cristo. ¡Hoy, el Señor es el buen pastor de la Iglesia!

¿Cómo pudo el Señor aceptarnos con nuestros pecados? En Isaías 53:6: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él, el pecado de todos nosotros”.

Cristo vivió 33 años comprobando tener una justicia perfecta. Decidió morir en lugar de los injustos, sufriendo el castigo que nuestros pecados merecían. Se hizo maldición. Sufrió la ira del Padre. Fue tratado como si fuera el culpable de todas nuestras maldades. ¡Dios castigó mi pecado en su cuerpo, sobre el madero! ¡Pero resucitó al tercer día como lo había dicho, y como lo dice aún la tumba vacía! De ese modo el justo, murió por los injustos, y hoy ofrece dar su justicia a todo pecador que confiando en Cristo, se vuelva de sus pecados y decida vivir, y si es necesario morir, por Cristo. ¡Puede perdonarte porque Cristo ha sido castigado en tu lugar!

¿Qué hace con las ovejas descarriadas que se vuelvan a Él? 1Era. Pedro 2:25: Porque vosotros érais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas”. ¡Éramos ovejas descarriadas! ¡Pero hemos vuelto en arrepentimiento y en fe, al Señor! ¡Ahora el Señor pastorea nuestro mundo interior!

III.-Entren en su templo con gratitud y alabanzas (Salmo 100:4).

Entrad por sus puertas con acción de gracias; por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre” (Salmo 100:4).

A.-La expresión traducida “entrad por sus puertas con acción de gracias”, significa “acérquense a las puertas de su tabernáculo o templo, con gratitud en sus corazones y en sus canciones”. Gratitud que se calla, no es gratitud.

En el Antiguo Testamento, la palabra traducida “acción de gracias” (towdah), expresa la gratitud que se expresa. La gratitud se expresaba por medio de las canciones de alabanza, o de las ofrendas de paz en el tabernáculo.

Según Levítico 7:11-15, una de las ofrendas de paz ofrecidas al Señor en olor fragante era la de acción de gracias. En ella se combinaban una ofrenda vegetal (dando gracias por la provisión), y otra animal (la paz del perdón). Una parte de la ofrenda era para Dios, otra para los sacerdotes, y otra para la familia del ofrendante. Se debía comer en el día en que ofreciere. Cuadro: ¡La familia reunida en la mesa, comiendo y dando gracias al Señor!

B.-“Por sus atrios con alabanza”: ¡Acérquense al patio del tabernáculo al culto con alabanzas y elogios a Dios!

En este salmo, Dios nos invita alabar y bendecir su nombre, cada vez que estemos en una reunión de ovejas. Aplicación: vengan al culto a elogiar a Dios. Entren a la iglesia con canciones que elogien su santo nombre. ¿Te preparas espiritualmente para venir al culto? ¿Cultivas tú alma durante la semana de forma que las alabanzas y la gratitud a Dios que expresamos el domingo, sean en forma espontánea y real, y no forzada e hipócrita? ¿Estás dispuesto a comenzar a hacerlo? ¿Estás dispuesto a levantarte antes a buscar a Dios y darle gracias?

III.-Porque Él es bueno, misericordioso y fiel con sus ovejas (Salmo 100:5).

Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones” (Salmo 100:5).

A.-)Dios es Bueno.

Porque Jehová es bueno…”. La palabra “bueno” (tob) describe todo lo que es bueno y beneficioso para el alma. ¡El bien que nos hace bien!

En esta palabra se combina lo que es “bueno”, que por ende nos “hace bien”, con lo que nos “alegra el alma”.

1.-Dios es la fuente de todas las bendiciones para sus redimidos:

Santiago 1:17: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces”. Santiago escribe a gente que sufre. ¿Qué buena dádiva se refiere? Santiago 1:18: “Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad”. ¡Nos bendijo con salvación!

En Efesios 1:3: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestes” ¡Dios nos ha dado toda bendición necesaria para salvarnos! Elección, adopción, redención, perdón, entendimiento, una herencia, el sello del Espíritu Santo y toda bendición necesaria para la santificación. ¡Podemos ser salvos y santos porque en Cristo, Dios nos ha dado todas las herramientas espirituales para poder hacerlo!

2.-Dios es el bien mayor para sus redimidos:

Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en Jehová el Señor mi esperanza” (Salmo 73:28). Acercarse a Dios, es el bien mayor que un pecador puede tener. David entendió que el verdadero bien no es la ausencia de problemas o tratos injustos, sino acercarse a Dios.

Aplicación: ¡Dios no te dejará experimentar deleite en nada ni en nadie hasta que entiendas que Él es tu mayor bien! ¡La alegre confianza no radica en que todo nos salga bien, sino en que Dios usa todo para nuestro bien!

B.-)Porque Dios es misericordioso.

Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia…” (Salmo 100:5).

La palabra “misericordia” (jesed), significa “amor constante”, “amor inagotable”, “amor leal, inmutable”. Dios es inmutablemente amoroso con su pueblo. El Señor ama y amará por siempre a las ovejas de su prado.

¡Es para siempre! En el Salmo 136, el salmista repite 26 veces la frase: “Porque para siempre es su misericordia”.

¡Es un amor que no termina, porque está basado en un compromiso que Dios ha establecido con sus santos!

En términos del Nuevo Testamento: “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada

nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 8.35-39). ¡Muy precioso!

¡En su “amor leal y constante” Dios perdona a su pueblo cuando cae en pecado y se arrepiente; Dios protege a su pueblo cuando es calumniado; lo consuela cuando está ahogado en un mar de penas y tribulaciones! ¡Porque aunque no sabemos qué traerá el mañana; si sabemos que nunca se apagará la llama de su amor!

C.-)Dios es inmutablemente fiel.

Para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones” (Salmo 100:5).

La palabra traducida “verdad” (emunah), significa “firmeza, fidelidad”.

La frase traducida “por todas las generaciones” es una forma poética de decir: “Para siempre o por siempre jamás”. Dios es Inmutablemente fiel con su pueblo. El Señor fue y será fiel para siempre con las ovejas de su prado.

¡En otras palabras, Dios es fiel a su persona, planes y propósitos que ha revelado en su gloriosa Palabra!

Además, esta fidelidad es inmutable. Dios no se desdice. No se retracta. No vuelve atrás con lo que promete.

¿Qué pasaría si Dios pudiera ser infiel a su palabra? ¡Estaríamos perdidos en un mar de dudas y temores!

Jesús: “El que cree en mí tiene vida eterna” (Juan 6:47) ¿Pero si es infiel a su Palabra, podrá cambiar de idea?

¡Dios es confiable! ¡Confiamos en el carácter de Dios, no en nuestra conducta!

¡Su fidelidad (no la nuestra) garantiza que su gracia cumplirá sus propósitos pasados, presentes y futuros!

Cierre y reflexión.

Busquen a Dios con gozo; vayan al templo con gratitud; porque Dios es bueno, misericordioso y fiel.

 

 

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Formulario de contacto