La frase “Pido en oración” significa “Deseos dirigidos” hacia Dios ¡Para el redimido, un deseo es una oración! A pesar de estar en prisión, Pablo ora por ellos (Filipenses 1:3-4). En los versículos 9-11, expone sus deseos o motivos de oración. Como si estuviéramos presentes en aquella mini reunión de oración carcelaria, casi podemos oír a Pablo y a Timoteo clamar: “Dios, te ruego que mis hermanos crezcan en amor y conocimiento; que vivan para lo más importante y sean íntegros; que lleven mucho fruto y glorifiquen tu nombre”.El crecimiento en el conocimiento de la Palabra y en el amor, nos capacita para vivir para las cosas más importantes; con la meta de ser irreprensibles delante de Jesucristo, y de llevar fruto para la gloria de Dios”.

 

¡Sin merecerlo yo, y sin necesitarlo Él, fui hecho oveja de su prado; eso hace que quiera buscarle con alegría! ¡Fuimos creados para glorificar a Dios, y gozarnos en Él por toda la eternidad! Este salmo nos invita a hacerlo. Lo hace a través de 7 imperativos: “Cantad” “Servid”, “Venid”, “Reconoced” “Entrad” “Alabadle” “Bendecid”.

El salmista invita a las ovejas a cantar, servir y buscar al Señor con alegría, porque Él es su Creador y Salvador (Salmo 100:1-3); y entrar en su templo con gratitud, porque Él es bueno, misericordioso y fiel (Salmo 100:4-5).

I.-EL ESCENARIO DEL NACIMIENTO.

Augusto César, gobernaba; pero Dios quien detentaba su soberanía -conforme a su voluntad-, para cumplir su Palabra en su providencia, según sus planes. El usó el edicto del César para que María y José viajaran los 130 kilómetros de Nazaret a Belén y así cumplir su Palabra.

Dice Miqueas 5:2: Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”.

Roma realizaba un censo cada catorce años con propósitos tanto militares como de impuestos, y cada varón judío tenía que volver a la ciudad de sus padres para inscribir su nombre, oficio, propiedad y familia.

 Los apóstatas, además de ser falsos maestros, son expertos engañadores disfrazados. Pero a pesar de su fino disfraz -tarde o temprano- el apóstata va a manifestar ciertas características que lo delaten. Judas recurre al uso de cinco analogías, tomadas de la naturaleza para describir y desenmascarar a estos impíos: “Son peligrosos como rocas ocultas en el camino; desilusionan a la gente como nubes sin agua; como árboles otoñales, no pueden dar fruto espiritual; como las olas del mar, dejan ver su vergüenza; y como estrellas errantes, son ciegos que guían a otros ciegos, por el camino de la oscuridad eterna” (Judas vs. 12-13). Judas escribió su carta para exhortarnos a defender la verdad (Judas v. 3); y desenmascarar a los mentirosos (Judas vs. 4, 8).

 

La frase traducida como “Ay de ellos” (OUAI) -culturalmente hablando- era como un lamento emocional. Era como decir: “¡Pobre de ellos, la que les espera!”. La Nueva Traducción Viviente traduce esta expresión como sigue: “¡Qué aflicción les espera!”.

En Isaías 3:11 dice: “¡Ay del impío! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado”. La frase entonces implica por un lado, una denuncia contra el pecado; y por el otro, un lamento por el castigo que se aproxima.

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
Tel.: +54 921988655 info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Contacto

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Ciudad
Consulta