Si Dios te mostrara el futuro y de esa manera te enteraras de que vas a morir a los 95 años, pregunto: A pesar de las amenazas ambientales, el terrorismo y las noticias policiales, ¿No vivirías más tranquilo? Asimismo, si a través de este libro, te enteras de que tu futuro será glorioso, que compartirás la gloria con el Señor y sus santos, pregunto: A pesar de las pruebas, el pecado y la apostasía, ¿No vivirás más tranquilo? ¡¡Apocalipsis narra el triunfo de la soberanía del Señor!! ¡¡Leerlo y creerlo nos ayudará a vivir más tranquilos!!

¡¡Apocalipsis narra el triunfo de la soberanía del Señor!! ¡¡Leerlo y creerlo nos ayudará a vivir más tranquilos!! Los destinatarios de esta profecía no vivían muy tranquilos. Cuando Juan escribe este libro, 96 d.C., Domiciano, el sangriento perseguidor de los cristianos, era el emperador romano de turno. Juan estaba desterrado en una isla carcelaria, en Patmos. El resto de los apóstoles ya estaban con el Señor. ¡Así que el futuro era Oscuro! ¡Pero en medio de la densa oscuridad en la que estaba la iglesia, Dios le da a Juan la luz brillante de este libro!

Introducción

Algo importante que debemos notar es que: “Venido el mes séptimo, los hijos de Israel estaban en sus ciudades” (7:73). Este dato no es un tema menor porque significaba que los muros habían sido reconstruidos. Recordemos como comienza el informe que le dan a Nehemías sus hermanos: “y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.” (1:3)

La iglesia en Filipos era sana en su teología, protectora de sus misioneros y dedicada al progreso del evangelio. Pero tres factores amenazaban romper su unidad: Falsos Maestros (3.2), Predicadores Orgullosos (1.15) y el conflicto entre dos mujeres prominentes de la iglesia. “Ruego a Evodia y a Síntique que sean de un mismo sentir en el Señor” (Fil.4.2) ¡¡La Levadura de la División era y es capaz de leudar y contaminar toda la Iglesia!!

Por eso, en Vs 3 y 4 Pablo les comenta que ora por ellos, y en Vs 9-11, les cuenta en qué consiste su oración. Como si estuviéramos presentes en aquella mini reunión de oración carcelaria, casi podemos oír a Pablo orar al Señor estas Palabras: “Dios, te ruego que tus hijos crezcan en amor y conocimiento (9) para que sean capaces de vivir para las cosas más importantes (10) y lleguen a ser presentados irreprensibles en tú venida (10), llenos de frutos de justicia (11.a) para que tú nombre sea glorificado en ellos” (11.b)”

Tres virus están destruyendo a las iglesias de hoy:

  • Decisionismo en la Evangelización. (Presionamos a la gente que haga una decisión)
  • El Pragmatismo en la Metodología.
  • La Alegorización en la Enseñanza.

¡¡Todo esto junta gente en un edificio, pero no puede Salvar ni Santificar ni Satisfacer a una sola Persona!! ¡Esto sucede porque la iglesia no cree en la suficiencia de Cristo para Salvar, santificar y satisfacer a las Almas!

¡En Colosas pasaba lo mismo! Al momento de escribir esta carta, Pablo se encontraba preso en Roma (4:10) Allí llegó a saber por medio de una visita de Epáfras, la confusión doctrinal en el cual se encontraban los hermanos. Aunque la herejía en Colosas tenía muchos elementos, en esencia atacaba la suficiencia de Cristo para la salvación, la santificación y la satisfacción del creyente. Todo esto se resume en 2:8-9. En Verso 8 se nos muestra el Engaño y en Vs 9 se muestra la Verdad. ¡Que nadie te engañe! ¡Estamos completos en Cristo!

Idea Principal: ¡El privilegio de la iglesia es poder edificar un ministerio Cristo céntrico! ¡Donde Cristo sea el centro de todo!

Hay ministerios que giran alrededor del Pastor, del predicador, de la denominación, tradición o de la emoción. Pero veamos a través de la forma de Ministrar de Pablo, como edificar un ministerio Cristo céntrico…

Información de contacto

Alfredo Guido 3468, Carapachay
Argentina.
info@ibmcarapachay.org.ar

Redes Sociales

Formulario de contacto